- El ayuntamiento de Sevilla sólo contratará energías renovables, así reducirá en 20.000 toneladas las emisiones de CO2 -

Esta iniciativa está dentro de los compromisos suscritos en el acuerdo de París y forma parte de la estrategia prevista en el Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible

El Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado la licitación pública, por primera vez, del suministro eléctrico para el alumbrado público, las fuentes ornamentales y los edificios municipales que incorpora como requisito que la empresa adjudicataria sólo pueda suministrar energía 100% verde y, por tanto, procedentes de fuentes renovables no fósiles. La medida se enmarca dentro de un contrato de 17,7 millones de euros para los próximos dos años con el que se prevé una reducción de las emisiones de CO2 en torno a 20.000 toneladas al año. “Es una medida de enorme importancia que se enmarca dentro de los compromisos que suscribimos en el acuerdo de París y forma parte de la estrategia prevista en el Plan de Acción por el Clima y la Energía Sostenible de Sevilla (PACES). Lanzamos, además, un mensaje muy importante a las empresas que hace la energía verde mucho más competitiva”, explicó el alcalde de Sevilla, Juan Espadas.

El nuevo contrato fue aprobado en la última Junta de Gobierno Local y se prevé que pueda estar adjudicado en el último trimestre del año. En total, 17,8 millones de euros en dos años que hasta ahora se contrataban de forma directa, sin una licitación pública y libre concurrencia y sin requisitos en cuanto a sostenibilidad. A partir de ahora, las empresas podrán ofertar  y se exigirá que todo el suministro sea de energía renovable, una cuestión garantizada por los informes de la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia. En total, este contrato abarca un consumo anual que realiza el Ayuntamiento, que se sitúa en 54.962,515 MWh anuales, por lo que la transformación que permite este contrato posiblitará una reducción de las emisiones a la atmósfera de 19.786 toneladas de CO2, lo que la convierte en una de las medidas de mayor relevancia para el cumplimiento de los objetivos marcados en el PACES. Así, para alcanzar en 2030 el objetivo mínimo de reducción de un 30% de las emisiones respecto a 2005, se requiere de una reducción de las emisiones actuales en 55.213. Esta acción supone prácticamente el 35% de este objetivo.

Esta acción, además, se enmarca dentro de una estrategia de eficiencia energética y reducción de las emisiones en la que están implicadas varias áreas del Ayuntamiento. Entre ellas, el desarrollo del sistema de telegestión que permite una adecuación del consumo y que se ha plantado ya en un 17,4% de los puntos de luz de la ciudad y que se está ampliando de forma progresiva. También se encuentran en marcha inversiones para la implantación de luces leds en el alumbrado público que ahora mismo sólo suponen el 5% del total, pero que se están incrementando mensualmente. En esta misma línea de reducción de las emisiones asociadas al consumo de energía eléctrica, se encuentran los 18,3 millones de euros en proyectos subvencionados por la Agencia Andaluza de la Energía para colegios, mercados o edificios municipales; la estrategia de implantación de leds en todos los semáforos o la auditoría energética que se encuentra ultimando el servicio de Economía sobre todos los edificios municipales.

Organiza